END Cultural
Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Sábado 25 de Septiembre de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural Cultural

 
Fiestas patronales nicaragüenses

Wilmor López
Managua

Foto
   

Nicaragua de 130 mil km² y de casi 4 millones de habitantes es uno de los países más grande y ricos en manifestaciones culturales populares, su calendario está repleto de fiestas patronales, celebraciones que encierran todo un ritual, símbolos y signos religiosos desembocando en un sincretismo único en el cual aflora la persistencia de lo indígena, aconteceres guardados en la memoria de nuestros antepasados nunca escritos, toda la transmisión ha sido oral, pero nunca olvidados, estas costumbres han llegado a pervivir hereditariamente y que luego son reflejadas en los días de la celebración religiosa. A la par de la devoción por la imagen, el pueblo va con sus ofrendas florales, sus promesas se "pagan" con objetos pequeñitos de oro y plata y con racimos de frutas, colocadas en una enramada, esta particular costumbre es de la meseta de los pueblos: San Juan de Oriente, Catarina, Niquinohomo, Masaya, Nandasmo, Masatepe, Diriomo.

El hombre, la mujer, el niño y el anciano son los protagonistas en la fiesta, bailan, cantan y rezan. La comida y la música son elementos indispensables en estas manifestaciones, asimismo, forman parte de la festividad los desfiles hípicos, las corridas de toros y los estridentes chinamos, chelineros o tarantines.

La mayoría de estas fiestas tienen su comité, por lo general estas juntas directivas están integradas por reconocidos personajes devotos de la imagen y con poder económico. Son los encargados de impulsar cada aspecto de la fiesta, en Masaya a estas directivas le llaman cofradías, quiere decir hermandad, aquí eligen un mayordomo, cofrade, pajaritero, titante, etc. Cada uno de los componentes de juntas o cofradías se responsabilizan de la logística como de la pólvora, música, comida, propaganda, entre otras.

Cada fiesta tiene sus propias características, semejanzas y variantes, por ejemplo no hay ninguna fiesta que tenga solo un día de celebración, por lo menos son tres días y lo máximo tres meses, la mayoría le acompaña la música de banda, música de viento, conocida como música de chicheros o de filarmónicas, ejecutan sones populares y salves.

En el pacífico estas manifestaciones tradicionales están acompañadas por disfrazados (bailantes), llegan a constituir un grupo característico de la festividad, en su mayoría son promesantes, la similitud en las comidas y bebidas típicas es otra característica, de ello hablaremos más adelante, todas las celebraciones tienen una misa solemne, en algunos pueblos todavía le dicen función, la misa es llevada a efecto por el sacerdote del pueblo o del obispo de la Diócesis. En Diriá y San Juan de Oriente, el primero es jurisdicción de Granada y el otro de Masaya, en estos municipios no acostumbran las corridas de toros, la fiesta tiene por atracción principal los duelos callejeros de los promesantes; la astilla y la coyunda truenan en toda la fiesta.

Bebida y comidas típicas

Es tradicional que en la meseta de los pueblos, desde Masaya hasta Nandaime inclusive, dar comida y bebidas a los promesantes y visitantes a sus fiestas. En la mayoría de los casos, la comida y bebidas se parecen entre sí, la mayoría se derivan del maíz. En las fiestas de Diriamba, Jinotepe y San Marcos son los famosos platos de picadillo, ajiaco, masa de cazuela o indio viejo, en Masaya son las cosas de hornos, rosquillas, chicha de maíz, de jengibre, nacatamales, arroz aguado, cabeza de chanco con yuca cocida y sopa de res. En las fiestas patronales de los departamentos del norte, occidente y nor-oriente del país esta costumbre es limitada, a excepción de El Viejo en Chinandega, el día de la lavada de la plata el 6 de Diciembre regalan rosquillas y tiste a los visitantes. Solo en Masaya existe la costumbre de realizar la parada de banco, se lleva a cabo con los miembros de la cofradía y unos pocos invitados, días después de haber finalizado la fiesta patronal, consiste en celebrarse entre ellos un soberano almuerzo con bebidas y licor, lo hacen en agradecimiento por el trabajo concluido, hay famosas paradas de banco como la del torovenado del malinche y del pueblo de San Jerónimo, de la fiesta de la Cruz, de bailes de negras. En Diriamba existe la tradición de la levantada de mesa que se convierte en una prueba para el mayordomo porque aquí los priostes pueden calificar o descalificar la actuación del mayordomo, se reparte comida después de los priostes.

Música y bailes

En la música de las fiestas patronales predomina el son de toros, con algunas excepciones convirtiéndose en características particulares de cada fiesta patronal. Por ejemplo, el son de ‘la # 4' solo en las fiestas de Masaya lo tocan, mientras que en Boaco, el son ‘el guaro blanco' es el preferido de los promesantes, asimismo en El Viejo, departamento de Chinandega, el son ‘la cuchara panda' y el ‘San Pascual Bailón' identifica la celebración a San Roque y a San Pascual, mientras tanto la marimba es patrimonio de los masayas, Jinotepe y Diriamba, o sea en la meseta de los pueblos, pero la música que domina todo el escenario fiestero es la de las bandas filarmónicas o chicheros.
Foto
   

Los bailes folklóricos que salen a la calle representando la herencia teatral folklórica danzaría son los de Diriamba, Boaco, Nindirí y León. En Diriamba se aprecia el esplendor y el colorido de los caballeros elegantes del Toro Huaco, la Burla del Güegüense, el Drama Epico de El Gigante, en Nindirí las escenas guerreras y populares de los chinegros o negros, en Boaco la comedia bailete de los moros y cristianos con diálogos en español antiguo. Esta tradición la trajeron los españoles con su teatro religioso o de conquista en ella escenifican la lucha entre españoles y árabes, actualmente se representa en el poblado de Jijonga en Barcelona, este Ayuntamiento celebra a Santiago el 25 de julio muy similar al de Boaco en Nicaragua. En León los mantudos con bailes y coplas, estos últimos se presentan en honor a la Virgen de Guadalupe y salen en Jinotepe el 11 de Diciembre, un día antes de la procesión. En Diriamba se celebra a San Sebastián, en Boaco está dedicado a Santiago y en Nindirí a Santa Ana. Las Hípicas en las fiestas patronales

Para la década del 50 los desfiles hípicos no se conocían tradicionalmente. Esta manifestación era espóradica y se conocía con el nombre de caballería, esta costumbre se afianzó en los años 70 y 80. Hoy en día existe una federación de asociaciones hípicas de Nicaragua y anualmente organizan unos 36 desfiles hípicos en todo el pacifico, su mayor movimiento lo tienen en Masaya, Carazo, León, Granada y Chontales; los hípicos están organizados para salir los días domingos, casi nunca coinciden con la procesión de la imagen, los desfiles están dedicados a un personaje destacado del hípismo. Solamente la fecha de Santo Domingo, patrono de Managua, cualquier día que sea tanto el primero como el 10, es tomada por los hípicos aunque no sea domingo. En estos desfiles predominan las carrozas, carros parlantes con propagandas de empresas licoreras y la destreza de jinete y bestias. Las romerías tradicionales

El pueblo le llama romero o romeriante al devoto tracionalista de una imagen sobre todo cuando esta en peregrinación ya sea por el departamento o por otras cuidades también es romeriante cuando se despalzan de su lugar de origen y visitan el santuario donde se encuentra la imagen en adoración. Romerias tradicionales son las que hacen cada tercer viernes en vispera de Semana Santa a la Conquista, departamento de Carazo, para ver el Señor de Esquipulas o Cristo Negro, el 14 de enero al Sauce al santuario del Señor de Esquipulas, a Popoyuapa, departamento de Rivas, acompañando a las carretas peregrinas y van a ver a Jesús del Rescate o del Regate como le llama el pueblo y Santo Domingo en Managua el primero de agosto y el 10. Pero la romeria más hermosa y tradicional es la de Santiago en Jinotepe, conocida como demanda empieza el 29 de junio internandóse en la montaña y caseríos del departamento de Carazo entrando a la cuidad el 12 de julio el pueblo devoto lo recibe con música, procesión y cantos. Por último la romeria de la Virgen del Hato empieza el 6 de diciembre y finaliza después de Semana Santa. La imagen de la Virgen de hato visita Corinto, León, Managua, Ticuantepe, Masaya y caseríos de Chinandega. Las fiestas patronales constituyen la cara y el corazón de nuestra nicaraguanidad, en ella se encuentra la idiosincrasia del nicaragüense hospitalario, burlesco, servicial, valiente y orgulloso de sus tradiciones. Conocer nuestras fiestas patronales es reconocernos nosotros mismos, fiestas llenas de fe, plasticidad, teatro, poesía, danza y amor por Nicaragua.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web