Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Domingo 21 de Noviembre de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
CIENCIA Y TECNOLOGIA
La estenosis pilórica obstruye la digestión

Dr. H. R. Hiller
Managua

ESTIMADO DR. HILLER: Cuando mi nieto era muy pequeño tenía estenosis pilórica y tuvieron que operarle para que dejara de vomitar a propulsión. Mi nuera está embarazada otra vez y me gustaría saber qué pasos debe seguir para que su próximo hijo no padezca el mismo problema.

ESTIMADO LECTOR: Que un niño vomite a propulsión después de la comida a veces puede significar la presencia de una estenosis pilórica, una enfermedad en la cual el paso de los alimentos del estómago al intestino delgado está bloqueado. No se ha demostrado aún la existencia de medidas que puedan prevenir la estenosis pilórica, aunque el problema puede tratase correctamente mediante una intervención quirúrgica llamada piloromiotomía.

La enfermedad se caracteriza por un estrechamiento (estenosis) del píloro, el conducto que une al estómago con el intestino delgado.

COMO SE ORIGINA

La estenosis se origina cuando el músculo que circunda al píloro crece excesivamente, presionando el conducto hasta cerrarlo, impidiendo el paso de las sustancias contenidas en el estómago al intestino y provocando con ello vómitos.

Los niños no nacen con estenosis pilórica. Los primeros síntomas suelen aparecer entre las 2 y las 8 primeras semanas. Cuando el músculo que agarra al píloro va creciendo, a la vez crece la frecuencia y la intensidad de los vómitos. No se conocen las causas por las que este músculo crece excesivamente, aunque algunos investigadores han sugerido que la alimentación a través del biberón o unos preocupantes niveles de ácido-fólico durante el embarazo pueden estar relacionados con gran cantidad de casos de esta enfermedad. Tienen más posibilidades de desarrollar esta enfermedad los primeros hijos y aquéllos con un hermano, hermana o padres que hayan padecido estenosis pilótica en la infancia es más probable que desarrollen la enfermedad.

VOMITOS NO DISMINUYEN

Los vómitos ocasionados por la estenosis pilórica no disminuyen las ganas de comer de los niños, aunque el bebé se vuelve menos activo y la frecuencia de su funcionamiento intestinal así como del sistema urinario disminuye. La sistemática expulsión de comida y líquidos puede estar motivada por deficiencias nutricionales y deshidratación. En consecuencia los niños dejan de ganar peso. Incluso pueden perder peso y desarrollar serios desequilibrios químicos. Si no se trata, la estenosis pilórica puede tener graves consecuencias, incluso la muerte.

Los médicos a veces diagnostican la estenosis pilórica mediante un simple reconocimiento físico, auscultando justo sobre el ombligo para detectar lo que se denomina la "aceituna". El crecimiento excesivo del músculo que rodea al píloro es idéntico en tamaño, forma y consistencia a una aceituna. Multitud de investigaciones pueden ser utilizadas para confirmar dicho diagnóstico.

PUEDE CURARSE

La estenosis pilórica puede curarse mediante una operación llamada piloromiotomía (piloro -significa píloro, mio- significa músculo y otomía significa incisión interna).

En una piloromiotomía, la parte hiperdesarrollada del músculo se corta y se separa, permitiendo así la reapertura del esfínter pilórico y el flujo de quimo. Esta operación, que dura una media hora, es muy eficaz y no se ha demostrado que tenga graves complicaciones ulteriores.

Tras una piloromiotomía, la mayoría de los niños intervenidos son dados de alta en el hospital en cuestión de un día o dos, cualquier dolor postoperatorio normalmente desaparece con acetaminofeno. En unas cuantas semanas el músculo sana sin problemas. La estenosis no suele volver a presentarse, siendo recurrente tan solo en menos del 2% de los enfermos. A las pocas horas de la piloromiotomía los niños pueden volver a comer, aunque para disminuir los vómitos que aún puedan producirse, la cantidad de comida debe empezar siendo pequeña e ir incrementándose gradualmente.

Normalmente dentro de un período de tres días los niños toleran una comida completa. Los puntos que cierran la incisión suelen desaparecer de un modo natural y no necesitan ser quitados.

ANTES DE OPERAR

Con carácter previo a dicha operación, para determinar si el niño está deshidratado deben hacérsele análisis sanguíneos, esto parece que ha hecho posible que la estenosis pilórica pueda ser detectada en una fase menos avanzada que en el pasado, por eso en la actualidad menos del 10% de los niños padecen molestias relacionadas con la deshidratación antes de que se le diagnostique la enfermedad. Esas complicaciones pueden ocasionar un aumento de los riesgos anestésicos y quirúrgicos, y deben ser tratadas antes de que se le practique al niño la piloromiotomía.

El administrarle suero por vía intravenosa normalmente reequilibra la deshidratación del niño, pudiéndose llevar a cabo la operación ese mismo día o al día siguiente.

90 AÑOS SIN CAMBIOS

Durante aproximadamente 90 años, la técnica tradicional de la piloromiotomía no ha sufrido apenas cambio alguno. Se acostumbra a practicar una incisión que va de los 25 a los 50 milímetros para cortar el píloro y el músculo circundante.

El interés en practicar piloromiotomías mediante laparoscopio empezó a incrementarse desde que se tuvo noticia en 1991 de los primeros intentos en ese sentido.

La piloromiotomía lapararoscópica es básicamente la misma técnica que la piloromiotomía convencional "abierta" excepto que se practica utilizando unos instrumentos especiales que se introducen a través de los agujeros producidos por pequeñas punciones. Durante la intervención, se usa gas de dióxido de carbono para inflar la cavidad abdominal a fin de agrandar la zona donde se practica la cirugía y mejorar la visibilidad.

Practicada por unas manos expertas, la piloromiotomía laparoscópica es prácticamente igual que su homóloga convencional "abierta", y puede curar con la misma seguridad y eficacia la estenosis pilórica.

La ventaja más apreciable es que las cicatrices posteriores son mucho menos visibles. Es más, algunos investigadores han sugerido que el niño puede volver a comer normalmente más rápidamente y que las molestias del postoperatorio pueden ser menores cuando la piloromiotomía se ha hecho laparoscópicamente.

Si bien es cierto, que las ventajas que puede tener la piloromiotomía laparoscópica sobre la tradicional "abierta" no son muy significativas. Otras ventajas como las cosméticas, parece que no son muy eficaces a largo plazo. Los métodos laparoscópicos requieren unos equipos altamente especializados y han sido muchos menos utilizados en niños que en adultos. Más importante que elegir entre la piloromiotomía abierta o laparoscópica es asegurarse de que el cirujano se siente capacitado y competente para practicar una técnica en la cual debe confiar plenamente.

Esta clase de estenosis pilórica tratada aquí se conoce también como hipertrófica o estenosis pilórica infantil. De hecho el estrechamiento del píloro puede darse en otras edades, principalmente debido al cáncer, a las úlceras pépticas o a la ingestión de sustancias químicas cáusticas. El tratamiento para otras clases de estenosis pilórica incluye: fármacos, cirugía o la implantación de prótesis que mantengan abierto el flujo estomacal.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web