Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Viernes 28 de Mayo de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
La importancia del Ejército

Dr. Mauricio Martínez Espinosa

En el debate público que se ha abierto y que trasciende el marco institucional, contribuyo a la metodología de la discusión con los siguientes aportes:

El Ejército de Nicaragua tiene su rol constitucional y es el señalado taxativamente en el Arto. 92 Cn. Es una institución profesional, nacional, respetuosa de la Constitución, las Leyes, Convenios, Tratados Internacionales de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, Derecho de Guerra.

La Cn. de la República en el Título V de la Defensa Nacional, define las atribuciones del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional, regulando que el primero es la institución armada para la defensa de la soberanía, de la independencia y la integridad territorial y estableciendo que la Policía Nacional es un cuerpo armado de naturaleza CIVIL que tiene como misión garantizar el orden interno, la seguridad de los ciudadanos, la prevención y persecución del delito, en consecuencia sus misiones y funciones deben de realizarse dentro de esos límites, que por disposición constitucional, se definen como sus atribuciones para cada uno de los cuerpos armados existentes en el país. La ley ordinaria que regula al Ejército es el Código Militar, (CODIGO DE ORGANIZACION, JURISDICCION Y PREVISION SOCIAL MILITAR), en el que se especifica con mayor detenimiento las funciones del Ejército, postulando que debe preparar, organizar y dirigir la defensa armada de la patria en caso de guerra y defender la integridad territorial y soberanía de la nación; pudiendo coadyuvar en caso de suma necesidad, según lo determine el Presidente de la República que es el Jefe Supremo del Ejército dentro de las responsabilidades que señala la ley en el mantenimiento de la paz y el orden público de la nación.

El Ejército como cuerpo castrense profesional basa su accionar en la disciplina de sus miembros con el fin de cumplir a cabalidad sus funciones y misiones, disciplina que es el medio para asegurar el exacto cumplimiento de las órdenes de los mandos a todos los niveles, desde la Comandancia General hasta el de las pequeñas unidades.

Las actuaciones de Jefes, Oficiales, Clases, Soldados y Marineros que no están en correspondencia con el ordenamiento jurídico nacional rompen la disciplina militar y la cohesión del cuerpo armado, además de provocar el rechazo de la población a la cual se deben.

La Constitución como norma fundamental del Estado a la cual el Ejército debe guardar respeto y obediencia, debe ser el principal instrumento junto con el ordenamiento jurídico militar y demás leyes que guíen su accionar como cuerpo castrense; resaltando imprescindible poner en vigencia normas de comportamiento, ante la situación de paz o irregularidades en el que se especifiquen el modo de proceder, así como las medidas que se adoptan ante la ocurrencia de los extraordinarios que conlleven la pérdida de vidas humanas, lesiones en personas o daños materiales contra bienes particulares, comunales o estatales.

Estamos hablando únicamente de la naturaleza y funciones del Ejército, porque el tema es amplio, y es el único cuerpo armado reconocido legalmente en el territorio nicaragüense. Es indivisible y tiene carácter NACIONAL, apartidista, apolítico y profesional. El Ejército se rige por el apego de la CN. y a las leyes a las que le debe guardar respeto y obediencia, igualmente a los convenios ratificados por Nicaragua en materia de derechos humanos. No pueden realizar proselitismo político partidario ni dentro, ni fuera de la institución, ni desempeñar cargos públicos de naturaleza civil.

Las funciones del Ejército están establecidas en el Arto.2 del Código Militar.

En casos de desastres como el MITCH desempeñó un papel decisivo auxiliando a la población y sus bienes y colabora en labores de reconstrucción supeditado a las autoridades civiles.

También lucha contra el narcotráfico con sus unidades marinas y técnicas de detectación. En tiempos de paz deben de desempeñar una labor social que interese a la patria, como construcción de escuelas y centros de salud, mantenimiento de caminos, programas de salud en el cmapo, inseminación artificial para contribuir al mejoramiento de la ganadería y sobre todo haciendo énfasis en las labores de proteger la fauna, flora y los recursos marinos, en fin el Ejército debe buscar la forma de contribuir y participar en el desarrollo de la nación EN TIEMPOS DE PAZ a través de programas bien definidos y planeados.

El Ejército está sometido y subordinado a la autoridad civil, quien es ejercitada por el Presidente de la República o a través del Ministerio de Defensa, quién conforme a la nueva Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo, por delegación del Presidente de la República de conformidad con la Constitución Política, en su carácter de Jefe Supremo del Ejército, le compete al Ministerio de Defensa como función principal dirigir la elaboración de las políticas y planes referidos a la defensa de la soberanía, independencia e integridad teritorial y dentro de sus atribuciones participar, coordinar y APROBAR los planes y acciones del Ejército de Nicaragua. El Arto. 20 de la señalada ley #290 define las funciones del Ministerio de Defensa que ejerce la autoridad civil sobre el Ejército de Nicaragua con la preeminencia que le da el Arto. 95 de la Constitución, amén de las otras funciones que le indica la Ley 290 y su implementación contemplada en el Arto.69 del Reglamento.

Otro día abordaremos las funciones del Ministerio de Defensa y del Ejército.

Creo que es necesario como factor de estabilidad de la nación y si es necesario fortalecer a la Policía para que combata más eficazmente la drogadicción y el pandillaje que azotan la tranquilidad y el orden de la ciudadanía y que hay que frenar drásticamente, dotando a la Policía con más elemento humano y técnico; no quiere decir que el Ejército deba desaparecer porque sus consecuencias serían desestabilizadoras para la paz interna y externa que debe mantenerse en el país jugando su «papel disuasivo, siempre y cuando no se politice y que los nicaragüenses consideren que éste es una institución nacional, un ejército de Nicaragua y no de un partido determinado como factor de estabilidad nacional».

*Asesor Legal - Ministerio de Defensa


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web