END Cultural
Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Sábado 22 de Mayo de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural Cultural

 
En las celebraciones de su 475 aniversario
Cuándo y cómo se fundó la Ciudad de León por Hernández de Córdoba

Edgar Buitrago B.
Managua

Foto
   

En los Breves apuntes históricos sobre la ciudad de León, que acaba de publicarme «La Editorial Universitaria, UNAN-LEON», para uso de aquellas persona que necesitan conocer rápida y concretamente los principales acontecimientos que conforman la vida de esta ciudad, existen desde luego muchos vacíos de información, debidos a la propia índole del trabajo. Incluso quedó sin algunas referencias bibliográficas necesarias para completar el conocimiento de los hechos contemplados. Tal, por el caso, lo relativo a la fecha y circunstancias de la fundación de León.

Para subsanar las deficiencias señaladas, y tratando de responder a las inquietudes que provoca la celebración de los 475 años de existencia de esta ciudad, doy a la publicidad en estas páginas las siguientes consideraciones que formulé en septiembre de 1996 para que sirvieran de base al estudio que en ese entonces realizaba una Comisión Especial de la Alcaldía Municipal encargada de aclarar esta cuestión.

1- La única mención que se hace hasta el día de hoy en documento oficial, acerca de la fundación de las ciudades de León y Granada, es la carta de 1525 al Emperador Carlos V. de Pedrarias Dávila, sin fecha, pero seguramente de abril de este mismo año. Dicha carta está basada en el informe recibido por Pedrarias de su lugarteniente Francisco Hernández de Córdoba y puesto en sus manos el día 10 del mencionado mes de abril, por un mensajero de aquél, que era Sebastián de Benalcázar, más tarde el célebre fundador de la ciudad de Popayán en la actual Colombia.

2- Una tradición recogida por el Obispo Fray Francisco Dionicio de Villavicencio en Granada y participada al Rey de 1732, señalaba el día de La Santísima Trinidad de 1524, como la fecha de la fundación de León. Como tal festividad religiosa es movible, celebrándose el siguiente domingo después de Pentecostés, resulta que pudo darse en un lapso comprendido desde a mediados de mayo hasta el 19 de junio más o menos.

Esta información del Obispo Villavicencio fue dada a conocer por el historiador Don Sofonías Salvatierra (Contribuciones a la Historia de Centro América, 1939, Tomo 1, pág. 259) sirviendo de base a quienes posteriormente se han referido a los orígenes de nuestra ciudad.

3- Investigaciones recientes, y en particular de Don Carlos Meléndez en su obra (Francisco Hernández de Córdoba, Capitán de Conquista serie histórica No. 9, colección cultural, Banco de América) no han logrado comprobar documentalmente la tradición del Obispo Villavicencio, y antes bien todas las fuentes consultadas parecen confirmar hasta nuestros días, que Francisco Hernández de Córdoba llegó por primera vez a la región indígena del Imabite el día 2 de agosto de 1524, pasando el siguiente día a otro pueblo cercano (Meléndez, obcit. pág. 85).

Antes de esta fecha, el conquistador español estuvo en el pueblo de Tezoatega El Viejo actual, en mayo del mismo año de 1524, explorando toda esta parte nor-occidental, y después de haber vencido la única resistencia bélica que encontró a su paso, de los maribios o sutiaba, en el lugar que fue llamado «Valle de los Desollados», por el revestimiento de los indígenas con pieles al revés de personas viejas, como conjuro para detener a los invasores. Pero sin haber pasado al lugar de Imabite.

4- Leyendo la carta de Pedrarias al Emperador, aparece textualmente lo que sigue con respecto a León «en esta provincia de Imabite en medio de ella se pobló la nueva ciudad de León, tiene en sus arrabales 15.000 vecinos de los naturales de la tierra, casados, hizóse el mejor templo en ella que en estas partes -se ha hecho...» Como se ve, se señala haberse construido el mejor templo que en estas partes se ha hecho. Lo cual significa claramente dos cosas: a) la importancia que tenía para Hernández de Córdoba la ciudad de León, al extremo de edificar en ella el mejor templo de toda la región.

b) que, según la propia expresión del lenguaje usado en el informe, este templo se hizo cuando la ciudad estaba ya fundada. Ahora bien, si a estas consideraciones agregamos la de haber entregado Benalcázar el informe de Hernández de Córdoba a Pedrarias, en Panamá, el 10 de abril de 1525, y si se toma en cuenta que llegaba viajando desde León, es de suponer que tenía que haber partido de esta ciudad por lo menos un mes antes y que para ese entonces, esta ciudad debe haber contado ya con algún tiempo de fundada. O sea: que su fundación tiene que haber sido en 1524 y a partir del 2 de agosto, mientras la documentación aparezca como en estos momentos.

5- El orden de fundación entre León y Granada está siendo aclarado también últimamente. Por lo general, se venía tomando como referencia el orden de mención señalado por la carta de Pedrarias al Emperador, en el que se sigue un criterio venía tomando como referencia el orden de mención señalado por la carta de Pedrarias al Emperador, en el que se sigue un criterio geográfico, proyectado desde Panamá hacia Nicaragua. Así, se dice que fueron fundadas por Hernández de Córdoba, las ciudades de: Bruselas, Granada y León; perdiéndose más tarde el recuerdo de la primera por su efímera duración.

Este orden es el observado por nuestros historiadores clásicos, Don Thomas Ayón (Historia de Nicaragua, edición de 1956, tomo I, Págs. 164 y 166) y Don José Dolores Gámez (Historia de Nicaragua, segunda edición, 1955, 101-102) sin presentar ningún detalle que ofrezca alguna pista concreta sobre la fecha de fundación de las dos ciudades. También lo sigue Don Pablo Leví (Notas Geográficas y Económicas sobre la República de Nicaragua, colección cultural Banco de América, Pág. 19) en igual forma. Lo mismo que la mayor parte de los otros historiadores.

Sin embargo, en la misma tradición recogida por el Obispo Villavicencio y comentada ampliamente por Don Sofonías Salvatierra (ob. cit) se afirma haber sido León la primera ciudad que se fundó en Nicaragua, continuando después Granada. De igual manera el Padre Félix Pereira, en su Cartilla de la Historia de Nicaragua (segunda edición, 1928, págs. 43-44) afirma la primacía de León, al decir: «Así pudo Córdoba fundar en un año, que fue el de 1524 las dos primeras ciudades que de españoles existieron en Nicaragua.- «Llamó León a la primera, en recuerdo del León de España y Granada en memoria de su patria, a la segunda».

6.- En sus recientes investigaciones ya mencionadas, (ob. cit. pág. 127) Carlos Meléndez hace interesantes consideraciones acerca del proceso fundacional realizado por Hernández de Córdoba. Así, observa que en primer término, el conquistador se dedicó primero a reconocer el terreno por tomar una clara perspectiva del mismo, no sólo con respecto a los mares y a su posible comunicación por lo que entonces se creía un solo Lago, su relación con la penetración por el norte de otros grupos de españoles conquistadores; y que luego, escogió con sumo cuidado el sitio que debería corresponder a las fundaciones, de acuerdo con la responsabilidad previamente asignada a cada una, al igual que con las condiciones geográficas propias y la población indígena establecida. Por eso, el mismo Meléndez dice, que el ciclo fundacional fue tardío, de funciones preestablecidas, con conocimiento global del terreno; y llevándose a cabo de norte a sur y no al contrario. De lo que se concluye que León fue en realidad la primera ciudad fundada; Granada la segunda; y Bruselas la tercera.

La comprobación de este orden la ha encontrado Meléndez en la Colección de Documentos para la Historia de Nicaragua, de Don Andrés Vega Bolaños (Madrid, 1954, tomo III, págs. 182, 190 y 191). En esta Colección se encuentra en efecto, el testimonio del sacerdote y bachiller Pedro Bravo y otros, rendido en la información seguida en Granada en febrero de 1533, a solicitud de Benito Dávila, para demostrar que fue uno de los integrantes de las huestes de Gil González, que llegó a Nicaragua por la parte de Honduras y que se pasó al lado de Hernández de Córdoba, encontrándose a su llegada que ya estaba fundada la ciudad de León y por iniciarse la de Granada, por lo que participó como fundador de esta última (preguntas III, VI, VIII).

Jorge Eduardo Arellano ratifica, por su parte, lo dicho (Historia Básica de Nicaragua, volumen I, Managua, diciembre de 1993, pág. 43).

7.- Por último queda por aclarar únicamente la fecha exacta de la fundación de ambas ciudades; lo que, en realidad, es sumamente difícil por la carencia de documentos. Al respecto, sólo caben suposiciones.

Concretándose a León, y partiendo de la base de que Hernández de Córdoba estuvo por primera vez en, Imabite el 2 agosto de 1524, la fundación de la ciudad pudo haberse realizado en ese mismo mes de agosto o en cualquiera de lo sucesivo de este año, sin poderse contar con elementos claros de juicio para decirnos por alguno de ellos. Pero, si tomamos en consideración que León fue fundada antes que Granada, y que las dos lo fueron en 1524, es lógico dar por lo menos un mes entre la fundación de la una y de la otra; siendo así, por consiguiente, que León tiene que haberse fundado entre agosto y noviembre.

Mientras Granada, en Diciembre. Aunque es imposible, hasta el momento, determinar el día en que tal hecho sucedió. En tal sentido, y con todo el respeto que nos merece Don Carlos Meléndez, no encontramos justificable la sugerencia que él hace, con el apoyo de Don Carlos Molina, es el 8 de Diciembre la fecha posible de la fundación de Granada, en razón de celebrarse La Inmaculada Concepción de María y estar, según ellos, dicha ciudad bajo su advocación. Según sabemos, Granada ha reconocido tradicionalmente las Fiestas de La Asunción como Patronales (aún cuando lo sean propiamente de Jalteva); y en cuanto a la Inmaculada Concepción, igual razón habría para considerarla también para León, ya que su festividad se celebra aquí, desde tiempos anteriores, o por lo menos desde la misma época, que en Granada y con el mismo carácter de fiestas propias de la ciudad. Por eso, nos parece más prudente la actitud de Arellano, al indicar solamente que Granada pudo fundarse a principios de noviembre o en todo diciembre, sin especificación de fechas (ob. cit. págs. 43 y 110).

8.- En conclusión, estimamos bastante acertado considerar:

a) Que León pudo haberse fundado, de no aparecer otras pruebas que las actuales, en el mes de agosto o principios de septiembre, cuando Hernández de Córdoba llegó por primera vez a Imabite,después de explorar, todo el terreno nicaragüense y recorrer minuciosamente estos pueblos de Nagrando en donde escogió precisamente el sitio de nuestra ciudad. Hay fechas que pueden haber determinado este acto, como lo son: el 15 de agosto, Día de la Asunción; el 8 de Septiembre, Día de la Natividad de María; y el 24 de Septiembre, Día de Nuestra Señora de Mercedes. Todas ellas eran celebradas con gran devoción y fervor por los conquistadores. En esta posibilidad de agosto y septiembre (y sin caer en fecha determinada) piensa también Arellano (ob. cit. pág. 14).

b) De no aceptarse los meses indicados, quedarían los de octubre y noviembre como los últimos posibles para su fundación. De modo, que de cualquier manera que se estime, es cosa segura que León estaba ya fundado en noviembre de 1524.

c) Que Granada tiene que haberse fundado, lo más temprano, a finales de noviembre o en todo diciembre.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web