END Cultural
Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Sábado 1 de Mayo de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural Cultural

 
el andar de la plástica nicaraguense
Ultimas tendencias de la plástica en la década de los años noventa (acciones plásticas)

Porfirio García Romano

Foto
   

Dentro de la aparición de nuevas manifestaciones plásticas en Nicaragua, cabe citar en la década de los años noventa, la realización de las más radicales expresiones como producto de la crisis del objeto artístico tradicional. De hecho no estamos hablando de objetos, sino de comportamientos, actividades o intervenciones como propuestas plásticas. Las partes más importantes que intervienen en la creación de la obra de arte: el sujeto, el proceso y el objeto, por decirlo así, hacen aquí vida independiente y se cualifican como arte, resultando ser la obra una mera expresión de actividades, donde a veces ni siquiera participa o interviene directamente el sujeto creador. Por las características de trabajo intelectual y no artesana, en la elaboración de la obra de arte, de estos trabajos en Nicaragua, no se está ante protagonistas inconscientes, hechos ajenos ni extraños a nuestros procesos de identidad, todo lo contrario, estas nuevas manifestaciones aportan a los procesos de integración plástica y se fundamentan, entre otros, en la fuente de lo popular. De 1990 el crítico de arte Franz Galich cita en uno de sus escritos una obra en exposición en el Museo Julio Cortázar y dice “privando a las obras de arte de su aura o singularidad para evitar que se transformen en objetos de consumo Porfirio García Romano realiza su obra: “Jirafa bebiendo agua”, una especie de escultura elaborada con tubos de metal y desperdicios de metal, que lanzaba agua desde su interior”. La propuesta se extasía en la dinámica de una acción o proceso, la del agua que cae del conjunto metálico. La provocación del movimiento en la obra, convirtiéndose esta en un ente dinámico por si solo, también la encontramos en la obra de Raúl Quintanilla: “Cristo que gira como un abanico”. En esta obra un Cristo originario del período colonial surge del centro una vasija precolombina nicaragüense y gira sobre sí mismo, mediante un artificio eléctrico, sosteniendo en sus manos desclavadas de la cruz, una pluma de ave. Los significados de la obra se mueven dentro de varias interpretaciones, entre ellas, el cuestionamiento de valores contemporáneos de las antiguas imágenes sujetas al mercado anticuario o a la manipulación de la palabra por líderes religiosos. Y por supuesto la simple la provocación. Más de una persona quiso quitar la obra de su lugar. La exposición de la acción en sí tomada como un hecho plástico, también es citada por Galich, cuando documentó una obra realizada en 1991,en la galería Praxis en Managua. Dentro del concepto de mixed media, la obra “Un solo de flauta con tiesto de barro” - dice Galich – indaga en las posibilidades de los materiales antiguos y nobles ocupándolos para obras contemporáneas, integrando no solo diferentes materiales sino disciplinas artísticas. En “Un solo de flauta...”obra de García Romano, el músico Donald Chamorro interpreta un solo de flauta mientras al final de la obra como parte de una acción plástica, un tiesto de barro se lanza hacia el suelo quebrándolo. Tan solo con el objetivo de producir un ruido o estruendo que se adhiera a manera de collage a los sonidos anteriores. Estas propuestas de integración plástica y artística dentro de este concepto genérico del “mixed media”, comentó Franz Galich, acción artística interdisciplinaria donde se mezcla música, danza, luces, teatro, poesía y otros también ha sido abordado por García Romano en una obra titulada “”Bodas de medianoche”. En 1991 con la participación de la bailarina Leana Bello, y el actor Leandro Sánchez entre otros, se realizó esta pieza en el Museo Julio Cortázar. La obra comienza cuando una bailarina profesional (Leana Bello)con un embarazo real de ocho meses se pone y quita seis chalecos de diferentes colores. En el transcurso de la obra se habla particularmente de obsesiones que dejan al ridículo las fijaciones románticas hasta llegar a la denuncia del fetichismo. Citando a Van Gogh uno de los principales protagonistas llega a casarse oficialmente con la oreja del pintor de finales de siglo pasado. Todo esto, en medio de una escenografía realizada a partir de imágenes extraídas de los asuntos del pintor surrealista René Magritte a quién se dedicó la obra en ese día. Uno de los hechos importantes en esta obra además de la realización de la misma como una acción plástica y no como una parte de una pieza teatral fue la incorporación y la participación del público en la obra. Parte de los asistentes a dicha obra fueron pintados realmente, con brocha y bote de pintura, aún en contra de la voluntad de algunos, los que viéndose amenazados optaron por retirarse del lugar. Una obra de requirió, incitó la participación del público fue la realizada por este mismo autor en 1993, para el XII certamen nacional valiéndole el primer lugar del premio escultura-instalación. “Coyuntura”, la obra presentada dice Carlos Blas Galindo en la Revista Art Nexus, se refiere a “una construcción que implicaba el reto de participación de los públicos. Se trataba de una caja cúbica con fondo de espejo y tapa de vidrio transparente que tiene inscrita una caja menor cuyas paredes presentaban aberturas laterales que permiten la comunicación entre todas las áreas internas del cubo, en cuyo interior se lee, reflejada varias veces, la frase: “No hay salida”. Y donde el artista colocó un reptil de la familia de los iguánidos que los públicos se sintieron impulsados a liberar”. Pero la reacción espontánea del público, involucrado totalmente en una acción plástica se dio en una exposición homenaje al 60 aniversario del nacimiento de Sandino, en 1994 en la Sala Justo Rufino Garay de Managua cuando se presentó la obra “Eucaristía” o “La sal de Sandino”. Aquí comenta Galich, García Romano hizo sobre una mesa una silueta de Sandino la que rellenó con sal, sal de comer, sal de cocinar, la que adornó en sus bordes con jocotes verdes, sazones, crujientes, los que de manera espontánea eran comidos por la gente. La silueta de Sandino hecha de sal, acostada como el muerto en su velorio, fue siendo comida como en un acto de antropofagia. Aquí Sandino era incorporado al cuerpo de la gente, al menos de manera digestiva. En la misma exposición homenaje se realizó la obra de Raúl Quintanilla, también con el objetivo de hacer participar al público titulada “Mastica la mística”, donde el autor dio a realizar galletas que tenían encima la imagen del General Sandino obligando con ello al comer y masticar, también tragar la efigie del héroe. En la obra de integración plástica y artística realizada el día 18 de mayo de 1995, conmemorando el centenario del nacimiento del General Augusto César Sandino, titulada “Happy Birthday to you Sandino” “Ojalá las hormiguitas no (ni)te lo cuenten”, García Romano comenta Galich, plantea la combinación de los conceptos plásticos “acción” “ambiente” “happenning” y “fluxus” dentro de una mixed media que incluyó una exposición de fotomontajes de arte políticamente comprometido. “Happy Birthday to you Sandino” es una obra tomada del arraigo o las costumbres populares de cómo se celebra un cumpleaños a una persona común y corriente en Nicaragua. En la obra a pesar de haberse dado en medio de cien personas diversas manifestaciones artísticas bajo el mismo título de obra: canto, música, instalación, poesía coral, danza y hasta lectura de cuentos se le cantó el “happy birhday” a Sandino ante un queque o pastel de más de un metro de largo que tenía en colores rojo y negro la silueta de Sandino adornada de cien velas encendidas. A continuación las cien personas reunidas en el auditorio de la Universidad de Ingeniería en el recinto Simón Bolívar procedieron a comer el queque acompañándolo con la bebida transnacional “’Coca Cola”. Una obra que trasciende el concepto de instalación hacia la incorporación de acciones como el de la participación obligatoria del público fue la que se dio en la obra de Patricia Belli: “Locura” en julio de 1995. Aquí la artista tomó todo el local de la galería “Artefactoría” y construyó un inmenso túnel en el que con una trayectoria sinuosa podía pasar a su través personas, las que dentro de una muda sorpresa no sabía lo que en algún momento pudiera pasarles. En las paredes del interior del túnel, que a veces se estrecha o a veces se agrandaba en una trayectoria no recta sino sinuosa, colgaban imágenes o referencias de algunos locos muy conocidos entre ellas Van Gogh, la imagen del grito de Edvard Munch, Frida Khalo y hasta la imagen de “el loco” de la baraja, sin olvidar a Salvador Dalí. En este mismo lugar unas semanas antes se había realizado la exposición personal de carácter experimental de Celeste González titulada: “En los celestes parques el Pegasso devino”. Aquí la reconocida fotógrafa dispuso como obra imágenes de diapositivas que proyectaba en la pared, enseñando distintas situaciones del país titulándola: “Rapsodia del tiempo” Proyecciones fijas. La realización de obras, acciones plásticas con medios electrográficos se documenta también en la obra de Patricia Villalobos, hija de padres salvadoreños, criada en Nicaragua y nacida en Estados Unidos. En 1991 Patricia Villalobos en Pittsburg realiza una instalación con sonidos titulada “violence & visual pleasure”’, y en 1992 el performance “’Yo y Coatlicue” donde experimenta para sus trabajos con su propio cuerpo. Muy importante es la serie de trabajos de Patricia Villalobos titulada “’Terremoto~Earthquake”, donde la artista parte del impacto del terremoto de 1972 que sacudiera Managua. Exponiendo y haciendo sufrir su cuerpo al figurar este como el epicentro del sismo, habla de fracturación, muerte y olvido. Ella misma dice. La vivencia de 1972, está ligada al significado de transición de Nicaragua y su colocación como metáfora de una grieta - no solo señalando choques geográficos, sino también choque de los intereses del primer mundo, utilizando el cuerpo del tercer mundo como munición.. Recientemente Eva Gasteazoro en diciembre de 1998 ha realizado un performance, acción plástica que involucraba su cuerpo relacionándolo con líquidos un ritual del agua. Este se llevó a cabo en el maratón de artes contemporáneas “SolidarizARTE” en el Teatro Nacional Rubén Darío y Ruinas de la Catedral de Managua.

Bibliografía: 1. Barbe Norbert –Bertrand. “Cuatro Plásticos Posmodernos: García, Belli, Ocón y Quintanilla”. El Nuevo Diario. Abril-junio de 1998. 2. Barbe Norbert –Bertrand. “Totemismo y otredad en Aparicio Arthola”. Revista Artefacto No 15. 1998. 3. Barbe Norbert –Bertrand. “Grünewald, Bernini y Ocón: la muerte, el amor y la mística en dos obras de David Ocón. ”. La Prensa Literaria. 19 de sep. de 1998. 4. Galich Franz. “La obra plástica de Porfirio García Romano”. Nuevo Amanecer Cultural. Sábado 29 de julio de 1995. 5. ———————— Pintura Nicaragüense Contemporánea. Catálogo. 16 pintores. Valencia 1997. 6. Galindo Carlos Blas. Art Nexus No 11. Edición internacional de Arte en Colombia.1994. 7. García Romano Porfirio. Locura: la última instalación de Patricia Belli. Sábado 29 de julio de 1995. El Nuevo Amanecer Cultural. Managua. Nicaragua. 8. Pérez León Dermis. Mesótica II: re - generación necesaria” Art Nexus No24 abril-junio de 1997.

Próxima entrega: Habiendo concluido con este número la entrega número noventa de “El andar de la plástica nicaragüense” espere en la próxima el contenido o índice de estas entregas periódicas.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web