Martes
Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Martes 21 de Diciembre de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural Martes

 
El espectáculo vuelve a la carga
Anna, el Rey y el Día Final

RAFAEL LARA

Foto
  Arnold Schwarzenegger y Kevin Pollak como los agentes de seguridad personal que buscan resolver un misterio satánico en la cinta «El Día Final».  

El espectáculo es el punto central en los estrenos de la semana. Mientras «Anna y el Rey» destaca hermosos paisajes, escenarios enormes y el melodrama, «El Día Final» tiene su fuerte en los efectos visuales computarizados, la violencia y sangre.

La trama de «Anna y el Rey» da inicio en el siglo XIX, con la viuda Anna Leonowens (Jodie Foster), un institutriz británica contratada para educar a los hijos del Rey Mangkut de Siam (Chow Yun-Fat).

Sin impresionarse por el esplendor de los grandes salones, su primer encuentro con el monarca es intenpestivo, al reclamarle una casa fuera de palacio, la cual le habían prometido con anterioridad.

Este sería el primer encuentro conflictivo con el gobernante en quien, a pesar de su obstinada aptitud cultural, Anna observa en él un gran corazón y buenas intenciones para el futuro de Siam, una nación enfrentada a un clan de asesinos que azota la región y que aparentemente están apoyados por la colonia británica birmana.

Luego de varios roces de respetuosa diferencia de pensamientos, Anna reciente el castigo aplicado a Tuptim (Bai Ling) y a Lun Tha, dos jóvenes enamorados, separados cuando la muchacha es entregada como regalo para el Rey.

Por eso ella decide marcharse del país, sin reconocer las presiones de autoridad que pesan sobre el Rey de una región con una cultura aún acostumbrada a leyes y medidas drásticas.

En ese momento, un grupo de traidores al gobierno se prepara para un golpe mortal a las bases políticas del país, con el plan de asesinar al monarca y sus descendientes, aprovechando que las tropas están fuera de palacio.

LA VERSION MAS DRAMATICA Y ESPECTACULAR

Después de «Anna y el Rey de Siam» (John Cromwell, 1946), el musical de Rodgers y Hammerstein II «El Rey y Yo» (Walter Lang, 1956) y la versión en dibujos animados «El Rey y Yo» (Richard Rich, 1998), la historia de «Anna y el Rey» nuevamente es lanzado a la pantalla, todos basados en las experiencias reales de Anna Leonowens, recopilados en la novela de Margaret Landon titulada «Anna y el Rey de Siam».

Esta vez con una visión más dramática y espectacular, la trama mantiene en espíritu clásico del conflicto cultural entre la británica y el monarca asiático, sin embargo el director Andy Tennant profundiza en el carácter de la problemática política sufrida a lo interno del país, además del inicio de la histórica apertura de cambios culturales propiciados por el Rey Mongkut de la vida real, algo que tiene menor carga en las versiones anteriores.

Aún con el buen trabajo interpretativo de Chow Yun-Fat (Asesinos Substitutos, El Corruptor) a éste le hizo falta algo más de carácter y orgullo, como el mostrado por Yul Bryner en el musical de los años cincuentas. Por su parte, Jodie Foster se siente demasiado arrogante en una actuación un tanto rígida, pero con toda la capacidad de hacer llorar a la audiencia.

Aunque el director Tennant tiene un estilo lento, vale la pena decir que la película es muy buena y sostiene una forma escénica impresionante con hermosas tomas panorámicas, con dirección de cámara de Caler Deschanel (El Natural, Elegidos para la Gloria), quien hace un estupendo trabajo al lado del colorido vestuario, y la majestuosidad de elegantes escenarios, que nos recuerdan a «El Ultimo Emperador» no sólo por sus aspectos, también por su tres horas de duración.

La actual «Anna y el Rey» es la mejor de todas las versiones, esto desde el punto de vista dramático, y seguramente estará en la próxima entrega de los Oscar de la Academia.

EL DIA FINAL Por otro lado tenemos a «El Día Final», una cinta de acción y suspenso donde el fornido Arnold Schwarzenegger se enfrenta a fuerzas demoníacas.

Una niña ha nacido con la marca del anticristo. Ella es Christine (Robin Tunney) y en un asqueroso rito la preparan para Satanás en el futuro. Mientras tanto, el Vaticano ha reconocido la temible señal y se preparan a enfrentar al demonio.

Años después, Jerico Cane (Arnold Schwarzenegger) y su grupo de guardaespaldas sostiene un tiroteo contra un francotirador, pero al seguirlo se encuentra con cosas «raras» del asesino.

Así Jerico decide investigar el por qué del atentado. Esto lo lleva hasta Christine, una joven que ha sido protegida por adoradores satánicos y la preparan para ser la esposa del amo del infierno (Gabriel Byrne).

EFECTOS COMPUTARIZADOS EN OTRA CINTA DE DEMONIOS

Esperaba más de «El Día Final». Comenzando por la trama, la historia no tiene nada de original, sólo es otra cinta con demonios al estilo «La Profecía» y «El Séptimo Sello» a la que le agregaron efectos visuales computarizados tipo «La Maldición».

El problema es que la película no estremece (al igual que «La Maldición»), carece del suspenso necesario que se encuentra en cintas menos espectaculares con el mismo tema.

Mientras tanto el mayor peso de «El Día Final» está en el carácter violento y sangriento, sin embargo es sólo la sombra de mejores películas de acción de Arnold. Aquí se nos hacen muy claras las referencias de «Depredador» y «El Terminador 2». Esto se reconoce en «El Día Final» por el demonio transparente, el enemigo que nunca se detiene y el clásico paseo por las llamas, escenas que no poseen el impacto de las originales antes mencionadas.

Otros defectos fueron los pésimos diálogos y las limitantes de un diablo que se supone es todo poderoso, pero es incapaz de detectar a la mujer que busca.

Lo único que se salva es la buena interpretación de Gabriel Byrne como el demonio, las movidas escenas del atentado y la impresionante secuencia de la persecución en el tren subterráneo.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web