Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Martes 7 de Diciembre de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural Martes

 
Asegura que cuarentón la engañó
Quinceañera sufre ultraje contra natura

Lizbeth García

Un hombre de 45 años está siendo procesado en el Juzgado Octavo de Distrito del Crimen de Managua, porque supuestamente violó contra natura a una jovencita de quince años, quien momentos antes le había confesado que era virgen.

Victorino Ramírez Morales negó el cargo de violación que le imputa la jovencita supuestamente violada, quien declaró ante las autoridades policiales que investigaron el caso que el hombre presuntamente la había obligado a ponerse boca abajo sobre la cama de un motel, para luego introducirle el pene «ahí».

Los hechos sucedieron el pasado 29 de noviembre, cuando la jovencita se dirigía junto a su hermano al colegio Camilo Zapata, del barrio Camilo Chamorro cuando fue interceptada por el «Romeo», quien se movilizaba en una camioneta azul en la cual le ofreció raid.

La jovencita aceptó el raid, en tanto que el hermano de ésta prefirió irse en bus, lo que aparentemente puso en situación de ventaja al supuesto violador, que según ella, cuando llegaron a la entrada del colegio aceleró el vehículo para dirigirse hacia otro lugar.

NO QUERIA BEBER, PERO...

La joven le dijo al hombre que no podía acompañarlo porque iba a examen de español, pero igual se la llevó al Mirador de Catarina. Ella le dijo que no quería comer nada ahí, pero él le ordenó un coctel de mariscos y una cerveza de la cual la muchacha sólo se tomó un trago, según relató en la Policía y en el juzgado.

Luego supuestamente le dijo que iban a ir a Tipitapa a cobrar un dinero, mil córdobas, que le debían ahí, lo que resultó ser falso, porque al sitio que la llevó era el hospedaje Las Flores, según lo dicho por la ofendida, quien confesó que hizo un intento por bajarse del vehículo de Ramírez, pero decidió seguir con él.

Seguidamente la jovencita entró al baño de un cuarto porque se estaba orinando, pero cuando salió se topó con que Ramírez supuestamente ya estaba sin ropa y con las puertas bajo siete llaves.

NI RUEGOS VALIERON

De nada valieron los ruegos y llantos de la muchacha para que el hombre se vistiera, puesto que éste cuando la joven le dio la espalda para intentar salir del cuarto, la tomó para luego aventarla sobre una mesa y después despojarla de la falda del uniforme escolar y la ropa interior.

Luego hubo un forcejeo entre Ramírez y la jovencita que se trasladó a la cama, donde supuestamente el hombre le decía a la muchacha «abrite, mientras con las manos en su pene trataba de introducirme, pero yo cerraba bien mis piernas».

El sujeto supuestamente amenazó a la joven diciéndole que se dejara, porque sino «le iba ir peor», pero la joven siguió luchando y tapándose la vagina con la mano izquierda.

Fue en ese momento que la supuesta víctima sintió algo húmedo y «alaste» en sus piernas. «Me tenía ya mojada y me dijo que ya era su mujer», acotó la jovencita, al explicar que no todo había parado ahí, puesto que después el hombre le pidió «que le tocara su pene con la boca» y que lo masturbara.

Como la jovencita se negó y procedió a ponerse la ropa interior, supuestamente el «moclín» le echó una llave por la espalda, obligándola a acostarse boca abajo sobre la cama «y puso su pene en mis nalgas y me dijo que las tenía ricas», agrega.

Luego presuntamente la violó contra natura, lo que quedó evidenciado con el dictamen del médico forense que determinó que efectivamente M.H. presentaba desgarro anal y trauma sicológico por lo que había sufrido, aunque su himen estaba intacto.

Según la declaración de ofendida que la muchacha rindiese ante el juez, luego el hombre le ordenó que se bañara, vistiera y le dijera a su mamá que había ido a cuidar a una amiguita al hospital. Le dio cien córdobas y la mandó en taxi al hogar, pero la víctima no siguió sus indicaciones porque confesó todo.

La madre de la menor denunció a Ramírez para que no engañe a nadie más «porque parece que es maña vieja» decirle a las jovencitas que les va a dar casa y todo, dijo.

Agregó que Ramírez ha andado tras su «niña» desde que tenía trece años, de lo que tuvo noticias por boca de una profesora del colegio, quien le dijo que un hombre la llegaba a traer.

Pero Ramírez negó el crimen diciendo que todo es un invento de la madre de la menor, porque se negó a prestarle diez mil córdobas, aunque efectivamente reconoció que salió con la joven el día de los hechos, porque le pidió que la llevara a pasear.

También reconoció que la llevó al Mirador de Catarina y le dio dinero, pero aclaró que el dinero era para que comprara un gorro que ella le pidió.

No obstante negó que haya violado a la joven, de la cual dijo no era como todos pensaban, puesto que aseguró que ésta tiene novio y acostumbra a irse a beber con cualquiera.

Cuando la juez le preguntó cómo podía explicar los desgarros que la joven presentaba en la mucosa anal, el indiciado dijo que él no sabía cómo se los había hecho, «pero sí puedo decir es que yo no fui».


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web