Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Domingo 11 de Abril de 1999 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
El andar de la Plástica Nicaragüense
La pintura en la década de los años noventa (parte última)

Porfirio García Romano
Managua

En la década de los años noventa confluyen una serie de tendencias estilísticas. Algunas tendencias como el realismo, expresionismo o abstraccionismo formando parte de un espíritu de continuidad y permanencia que trascienden los ismos de moda. Y otras tendencias como el realismo fantástico o tendencias posmodernas, de características, híbridas, disímiles, entre sí, que son las que en el fondo más caracterizan esta década.

REALISMO FANTÁSTICO

Entre los pintores más destacados está Armando Morales quién ha sufrido en su pintura una serie de cambios radicales que se expresan en esta década con una gran fuerza simbólica universal. Las referencias de recuerdos de su Granada, de la vieja Managua, de la historia de Nicaragua, y otros temas se renuevan en su pintura en elocuentes imágenes.

Algunas de ellas vertidas en un explícito realismo de paisajes selváticos, tauromaquias y otras con claras connotaciones religiosas como su “Descendimiento de la cruz” y ‘’Puesta en el sepulcro” 1993. Para posteriormente retomar antiguos temas clásicos como desnudos en medio de la naturaleza, o sus últimos trabajos expuestos en la Galería Bernard en París de 1997.

Alberto Icaza, también expone en los años noventa su obra reciente. Pinturas llenas de espacios y tiempos indeterminados, especies de muestras de una tendencia neosimbolistas, que vuelven a la cita histórica y hacen énfasis en el adorno, atacando los principios de la racionalidad de lo moderno. “Enigma de la intemporalidad ”o “Virgen del Nuevo Mundo”, son obras que argumentan un impertérrito mundo que dice existir y no existe en ninguna parte.

Alejandro Aróstegui, por su lado crea impávidos y atemporales personajes creando a su alrededor un mundo imaginario: “Habitantes del silencio” “Dos monumentos arcaicos” 1995 o su “Nocturno con dos figuras” 1997, que representara a Nicaragua en la exposición “Iberoamérica pinta”, tienen en este pintor una tónica diferente en los cuales utiliza sus mismos métodos en su actuación de final de siglo.

Mundos inconexos, universos de figuras y objetos estáticos, son los de Hugo Palma, quién con un lenguaje arcaico, basa su atemporalidad en el estudio de los clásicos maestros del renacimiento y de la lección que en versión moderna nos dieron maestros italianos como Giorgio de Chirico o Morandi. La pintura de Palma con sus figuras y naturalezas muertas, crea un mundo imaginario que hace referencia a la ilusión y el significado de un mundo fantástico. “Dios creó la naturaleza y el hombre...”1997.

Bernard Dreyfus. “Penumbra”1991 “Entre la playa de la noche”1992, por su lado introduce su propuesta de mundos de personajes y atmósferas recreando los criterios y puntos de vistas de la perspectiva y la composición formal tradicional, tomando sus personajes como instrumentos o medios, explotando al máximo las posibilidades pictóricas en un universo de multitudes y enigmas.

Mundos y universos particulares, son creados por los pintores de los noventa, creando sitios o lugares fantásticos. Alvaro Gutiérrez “Acuario”1990, “Sintaxis del agua” 1993, particulariza y explota un mundo acuático de peces petrificados o fósiles, recreándose en el mero asunto de la pintura como derivados del mundo de un Paul Klee o un Rufino Tamayo.

Paisajes y personajes particulares, son abordados con técnicas especificas, por pintores aparecidos en los setenta u ochenta. Por ejemplo Efrén Medina con sus propuestas derivadas del cubismo sintético en colores sombrío o terráqueos. O Juan Rivas: “El Madroño”1990, “La Ceiba de la Curva”, premio de pintura 1993 su exposición “Obsesiones de ciegos”1993 y otras muestras personales. Donde en espacios bajo la luz, marca líneas y territorios a partir de derivaciones surrealistas y metafísicas.

Mismas motivaciones pero más referido al perfil de personajes imaginarios con turbantes o yaguales, y pájaros azarosos e inconscientes situados en espacios fragmentados son las pinturas de Oscar Rodríguez quién hiciera con “Trazos y formas” Galería “Praxis” su segunda exposición personal en la década de los noventa.

Personaje y naturaleza muertas vinculados al paisaje como la temática que explota Juan Rivas, lo encontramos con particularidades propias en los trabajos de Mario Madrigal Arcia: “Erupciones en el paisaje”, “Frutas- objetos” 1998 y David Salvador “Musas y Segovias”1997, sometidos a lo fantástico y lo metafísico. De manera muy particular hay que insistir en Jorge Tablada quién realizara en 1996 en Epikentro Gallery su exposición personal. Tablada es un franco heredero de la monocromía de la pintura de Vanegas, pero explotada dentro de los temas de la pintura metafísica.

La recreación de personajes obsesivos, persiguiendo una carga simbólica, algunos con el argumento de la búsqueda de la identidad nacional, son retomados por varios autores. Cabe destacar la serie de personajes de Genaro Lugo, vinculado al indigenismo o las realizaciones de Gonzalo Moreira, quién con mujeres en formatos ovoides recrea símbolos y síntesis de significados. Aquí podemos también incluir las repetitivas mujeres obesas de Sergio Velázquez.

Hialda Hermida: “Sisterhood”. 1996 por su parte explota un grueso empaste y una paleta limitada a colores pasteles y determinados tipos de flores y vegetación resaltando estáticos personajes que marcan una atmósfera de figuras femeninas. En el caso de Mercedes Lula César: “Palisada”1993, muchas veces surge una espontánea y deliberada pincelada que revela entre luces y colores personajes escondidos.

Donaldo Altamirano; Premio Nacional de Dibujo 1991, por su obra “Identidad de la memoria, en el instante de ser atropellada por el olvido” por su parte crea un mundo personal de atmósferas y personajes aprensivos entre sí, atmósfera y personajes, basados en un serio estudio de la composición formal. En 1991, hizo en Estelí su primera exposición individual: “Un siglo después” y en Alianza Francesa en 1997, su segunda: “El hombre de las cuatro manos”.

PINTURA POSMODERNA

Muy lejos de proclamas, declaraciones de principios y manifiestos algunos artistas en la década de los noventa, asumen varias actitudes de forma consciente o inconsciente, que los emparentan con actitudes posmodernas, pero desde el punto de vista de la complementariedad, y no opuesto a las tesis de lo moderno.

En el texto del catálogo de “Pintura Nicaragüense Contemporánea” el pintor David Ocón reafirma, no asumir la posmodernidad por pose y al mismo tiempo declara, el uso consciente de recursos posmodernos como las relaciones, los prestamos, las apropiaciones por pura necesidad de expresarse, sentir y hacer. La oposición a lo antiguo, a lo clásico; la exclusión de la repetición, la recuperación de estilemas perdidos es asumido por algunos autores nicaragüenses en el construir de su obra.

David Ocón en algunas de sus obras pretende insertar lo sagrado en lo cotidiano, realizando para ello una desacralización respetuosa muchas veces, tan solo resaltando los valores populares ligados al kitsch, que transforman las antiguas imágenes del arte barroco. En su “Cristo en la Procesión del Silencio” 1993, el expresionismo de su estilo pictórico es menguado por el subrayado que hace a las formas del contenido.

Ocón resalta el tema del anacronismo y lo actualiza para las imágenes de la alta cultura. Un motivo personal perteneciente a la cotidianidad general en Nicaragua, a manera de copia sustituye el tema principal de su propuesta constituyendo su asunto. Flores de trapo, velas encendidas, incongruentes tocadiscos de acetato al pie de las imágenes compiten con la figura central. Colores brillantes, felpas, crepés, tafetanes, expresan los valores sociales convirtiéndose en denuncia lo que aparenta ser ornamento, oponiéndose definitivamente a la antigua pintura monocroma y abstracta de la Nicaragua de los sesenta.

Patricia Belli por su parte hace uso de imágenes de la modernidad reciente o de sus propuestas como en 1989, ya lo hiciera con su “Connotación indeseada”, que refiere los plátanos y el cuerpo de una estatua de una pintura de Giorgio de Chirico: “Las dudas del poeta”. Huyendo de formas y estilos los trabajos pictóricos de Patricia van de conscientes propuestas relacionadas con el significado y el subrayado de valores morales y prejuicios “La Negra Llaga”1992, óleo sobre tela ligado al poema de Carlos Martínez Rivas: Smaragdos Margara Claviceps púrpura; hasta abstractos de pintura rala, pero pintura rala más que recurso como tema en sí, como idea. “ Velos y cicatrices”1996, “Punciones” 1997.

Sobre algunas particularidades de las propuestas posmodernas realizadas de manera consciente en la manifestación pictórica de los años noventa, el crítico de arte Franz Galich resalta las características conceptuales de la obra “”Tentaciones de San Antonio” realizada por Porfirio García Romano.

Y dice: se ha aventurado a la combinación de obras con técnicas y estilos diferentes presentados como una sola pieza en el Certamen Nacional de 1994: una acuarela donde figura el paisaje urbano de un pueblo nicaragüense con una apropiación a Jerónimo el Bosco, los demonios en el cielo tentando a San Antonio; un óleo que destaca por aparte los símbolos de las tentaciones. Silla-poder, dolares-dinero y palabras escritas sugiriendo sexo-orgasmo. Por otro lado una pecera sin peces.

Galich cita de García el uso de apropiaciones. En su obra “”Quinientos años no es nada”, sobre un estampado de tela que recuerda el op-art, pone dos imágenes intervenidas del desayuno sobre la hierba. Romano, dice Galich, representa aquí las violentas relaciones de la época colonial y las actuales; revelando con ello el uso de recursos y técnicas posmodernas pero realizadas de forma deliberada a partir de imágenes reales, muy propias de su contexto.

Reynaldo Fernández “Sin Título” 1992, es otro de los artistas deliberadamente posmoderno, en su obra pictórica plantea la sorpresa de lo cotidiano al poner escenas de familias en la mesa del comedor, a las que yuxtapone larvas o gusanos o bien la consignación de formas objetuales y no objetuales, que se perciben en el mismo plano pictórico.

Tales son los trabajos de Franz Somarriba que en este año 1999 realizara una exposición individual de su obra en Galería Praxis. Somarriba pinta tomando como modelos especies de recortes de fotos o revistas, dejando la superficie del cuadro como una gran extensión de periódico mural en el que se combinan diversas realidades.

Luis Morales Alonso por su parte se interesa en las formas simples de las abstracciones precolombinas y se sale del plano pictórico aludiendo técnicas escultóricas del trabajo en metal realizando bajorrelieves incisos en latón aplicando martillados, incisiones y repujados. Si bien utiliza la pared para la exposición de sus obras trata de romper con el concepto de pintura colgada realizando máscaras y develando algunas técnicas posmodernas de formas pintadas en metal con claros significados. “Máscaras de metal”. Teatro Rubén Darío y Galería Oyanca. 1993 y “Juegos de azar” en galería Códice en 1997.

Bibliografía:

1.Barbe Norbert –Bertrand. “Cuatro Plásticos Posmodernos: García, Belli, Ocón y Quintanilla”. El Nuevo Diario. Abril-junio de 1998.

2.Barbe Norbert –Bertrand. “Doce Pintores Contemporáneos” Catálogo de la exposición “Tercer encuentro integracionista de la plástica en Centroamérica y el Caribe”. El Salvador. Enero de 1999.

3.Bernstein Joanne y otros. “Tierra de tempestades”. Nuevo Arte de Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Harris Museum y Art Gallery, Preston. Catálogo de la exposición itinerante por varias galerías del Reino Unido. . 1994-1996.

4.Galich Franz. “La obra plástica de Porfirio García Romano. Nuevo Amanecer Cultural. Sábado 29 de julio de 1995.

5.Pintura Nicaragüense Contemporánea. Catálogo. 16 pintores. Valencia 1997.

Próxima entrega: Últimas tendencias estilísticas en la década de los noventa (parte1)


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web