Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  14 de Septiembre de 1998 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
Características fundamentales del Estado

Félix Morales Cajina
Managua

Referirse al Estado de una nación es enunciar a su máxima realización, ya que estamos frente a la organización jurídica más grande y completa que puede ejercer dominio público sobre una sociedad. Es por ello que el Estado debe ser el digno representante de sus habitantes ya que, si su característica fundamental es el poder supremo, asignado a través de la autorización de sus propios habitantes, éste debe responder a las expectativas para el que fue creado o asignado, particularmente en todo lo que incluya el desarrollo de la nación y sus habitantes.

En efecto, se puede decir que el Estado es considerado como la máxima realización de una nación. Podemos definirlo como una sociedad políticamente organizada, con independencia nacional y poder soberano, el cual ejerce sobre toda la población que habita el territorio propio.

Por otro lado, la modernización del Estado se puede definir como el proceso por el cual el sistema político, económico y la administración pública se transforma, según la redefinición de las reglas entre la sociedad y el Estado. En dicho proceso se toma en cuenta las tendencias del entorno nacional e internacional.

Uno de los retos de la modernización administrativa institucional, es que el Estado no comprende que la base de interés lo constituye la sociedad. La sociedad le transfiere un mandato al Estado a través de la Constitución de la República, para que funcione de acuerdo con lo que aquella quiere. Dirigiéndose hacia el interior de la estructura institucional del Estado, éste luce como el primer tropiezo a la modernización estatal. Sus características lo establecen en lo económico, como un Estado ineficiente, interventor y centralizador.

En lo político y social el Estado luce ser poco transparente, excluyente, militarista, desigualdad ante la ley, no está orientado al ciudadano. Asimismo, se reconoce que el Estado Nicaragüense en la administración pública todavía utiliza tecnología atrasada, lo que incide en la sobrerreglamentación, así como en la excesiva burocracia. Es necesario rediseñar radicalmente sus procesos en todas las estructuras y procedimientos existentes, readecuando formas enteramente nuevas para realizar el trabajo que le ha encomendado el pueblo.

Es congruente resaltar que el gobierno tiene como principal actividad el de arbitraje de la economía. En este ámbito el gobierno considera conciliar los intereses de las unidades de producción con los de las unidades de consumo, para ello utiliza los mecanismos de Impuestos, Subsidios y Transferencias, las cuales están constituidas por las donaciones que el Gobierno otorga a las unidades familiares, puede ser en especie como lo viabiliza una vivienda, terreno o dinero, el cual es manifiesto en las jubilaciones y pensiones que por haber prestado servicios al Estado o también por algún mérito particular, el gobierno dona a los ciudadanos.

Entre las funciones del Estado podemos mencionar las siguientes:

1o. Atención de la salubridad e higiene pública.

2o. El fomento o mantenimiento directo de bibliotecas, museos, centros de investigaciones científicas.

3o. Desarrollo de actividades artísticas.

4o. Realización de obras de infraestructura.

5o. Garantizar la seguridad de las personas.

6o. Creación de canchas deportivas y apoyo económico a las federaciones respectivas.

7o. Velar por el progreso social, cultural y económico de sus habitantes.

8o. El mantenimiento del orden es una de las atribuciones fundamentales del Estado.

9o. La administración de la justicia.

La administración de la justicia requiere un alto grado de mesura, imparcialidad y entereza, que únicamente el Estado, que representa a toda la comunidad nacional, puede y debe esperarse que aplique la norma de derecho para resolver las contiendas de intereses, sancionar los delitos, sin inclinaciones parciales ni espíritu de venganza, sino con ecuanimidad de juicio.

Se concluye que en nuestro tiempo el Estado no puede limitarse a guardar el orden y garantizar la libertad de acción de cada uno. El ejercicio de su potencia tiene necesariamente que adoptar una forma tutelar, preocupada por el bienestar general, defendiendo a las partes más débiles y desposeídas del conglomerado social, de la agresión o explotación de los más fuertes, protegiendo los bienes e intereses colectivos.

Imorales@Nicanet.Com.NI


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web