[an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]
     
 
EL NUEVO DIARIO presenta primera lista
Así quebró BANADES
*Préstamos millonarios nunca pagados.
*Nombres de personajes famosos en la lista.
*Algunos créditos fueron reducidos al cancelar.
*Formas insólitas de manejar el dinero del pueblo.


MARCIO VARGAS
Managua

Foto
  Hasta los rótulos han empezado a desaparecer del viejo Banco Nacional, otrora institución de fomento, quebrado finalmente en operaciones severamente dudosas que deberían ser investigadas con urgencia. (Foto: Xavier Castro).  

Les tengo información importante sobre dinero que hemos perdido.

Tras varios días difíciles tan propios de este ingrato, mal querido y lleno de mañas oficio que llaman periodismo: lecturas escondidas de documentos al revés y a velocidad láser, cara de barro ante miradas sospechosas, sonrisitas hipócritas a algún policía muy fisgón para ganarme su confianza, descuido de alguna amable secretaria a quien le pedía café para ver los papeles de su escritorio mientras tanto, pláticas con amigos cercanos, uno que otro malentendido, noches de insomnio, horas de estudio, pérdida de algunos amigos y ganancia de otros, que aunque menos quizás mejores que los idos, he podido por fin tener acceso a buena parte -no toda, por supuesto- de la información que ha ido reuniendo una comisión sobre el problema del BANADES.

Quizás alguno de ustedes se estará preguntando qué diablos les importa el problema del ya fenecido, hace unos meses, Banco Nacional de Desarrollo (BANADES) con el que quizás no tuvieron relación directa de negocios, ni siquiera un cambio de cheque, vamos, que de todas maneras sus ventanillas eran siempre muy mal atendidas.

Pero déjenme decirles, amigos lectores todos -clientes o no alguna vez del mentado banco q.e.p.d.,- que de alguna manera todos los nicaragüense tenemos algo qué ver en este enorme rollo.

No voy a cansarlos con una muy larga perorata introductoria, porque además, si bien se trata de un Banco que vivió casi un siglo, yo la verdad no manejo tanta información como para aburrirlos tanto. No se preocupen.

LA GRAN "PIÑATA"

A lo que he tenido acceso casi completo es a datos reunidos de lo ocurrido en un lustro que podríamos calificar el de la gran piñata, si la palabreja esa no se hubiese convertido en un lugar común ya tan gastado como aquello de la pertinaz llovizna que aún se permiten utilizar algunos colegas.

Voy al grano, estoy hablando de que apenas entre poco menos de 200 clientes (creo que son 172 exactamente) que tuvieron acceso privilegiado a créditos singularmente generosos del BANADES (1992-1995) previo a su muerte anunciada meses antes, desde cuando ya no tenía plata ni para pagar a los vigilantes -mucho menos para seguir haciendo préstamos- nosotros, los nicaragüenses, aquellos que la sudamos diario para comer y que sufrimos la persecución incansable de los prestamistas, hemos perdido una cantidad aproximada a los 900 millones de córdobas que con los intereses no muy onerosos, ascienden más bien a un total cercano a los 1,200 millones. ¿Les parece poco?

Que entre 172 clientes (algunos de ellos son instituciones con varios socios) que representan a menos de 300 personas se hayan beneficiado con esa cantidad, es un hecho que supongo ya les ha empezado a preocupar e interesar ¿verdad?

Se trata de aquellos "clientes" con créditos grandes, es decir, sumas cercanas y a veces mucho mayores a un millón de córdobas, que desvirtúan un tanto el principio del Banco de Desarrollo que presuntamente estaba destinado a favorecer a pequeños o medianos productores con préstamos modestos y no a grandotes con millonadas.

Entre ellos uno encuentra gente de todo tipo de filiación política, desde liberales a sandinistas, pasando por conservadores, miembros de la resistencia y hasta viles desconocidos. ¿Que si son culpables? Los voy a decepcionar. Eso no se los voy a decir, porque sólo puede ser establecido por un juez y para ello es necesario -y sobre todo urgentísimo, porque estos casos tienen prescripción por tiempo- que entre a investigar mi buen amigo el contralor general de la República, Agustín Jarquín, quien además debería ser acuciado más que hasta ahora por el gobierno para que lo haga. ¿Que si hubo una política gubernamental entre 1992 y 1996 para propiciar estas pérdidas? ¿que si fueron libretazos de los directivos y gerentes del banco mediante algún sobornito de por medio? ¿que si hubo complicidad alegre de los clientes?..., pues voy a tener que parafrasear aquella vieja canción de la Sonora Matancera: ¿Cómo fue? No sé decirte cómo fue. El Contralor debe entrar y ya. Lo digo así duro aunque Agustín sea un amigo a quien estimo mucho.

Sé que no es tema nuevo. Hemos oído hablar a mucha gente sobre esto. Incluso el presidente Arnoldo Alemán lleva semanas anunciando que mañana, que pasado mañana, que el lunes, que el martes, que una parte primero. Pero en fin, no se ha dicho nada concreto hasta ahora y me le estoy yendo arriba al Dr. Alemán quien ahora deberá seguramente apurar a sus técnicos a completar todo el informe y pasarlo al Parlamento y ver si el Contralor le mete el diente a esto.

Supongo que el mandatario ha estado esperando tener todo completito y estrictamente corroborado además muy bien explicado, porque técnicamente esto es tortuoso y laberíntico. Incluso hay que recordar que en media crisis, en enero de 1996 se creó la famosa COBANICSA (O COBRA, ya muerta también) para supuestamente empezar a recuperar la plata y nada pudo. Ya falleció, porque en fin, la COBRA a lo más que podía aspirar era a recurrir a los juzgados civiles y ahí, amigos, todo abogado lo sabe, cobrar es cosa seria. Casi nunca se gana. También se dice que hubo intencionada decisión de autoridades anteriores para evitar que la COBRA actuara en serio, pero eso en apego a la estricta verdad no me consta y de todas formas la ley se lo hubiese impedido.

Pero bueno, amigos, les dije que no los iba a aburrir y sigo yendo muy largo. Sólo déjenme explicarles un par de cositas más. Reitero que no tengo todos los datos completos, pero creo que incluso tengo algunos que ni siquiera han llegado a manos del Presidente. Ojalá y que no se ponga bravo don Arnoldo, pero soy periodista y ni modo, estoy tras la información, doctor, es mi trabajo. Si se pone bravo me avisa, pero por favor no me pida más detalles de todo lo que tuve que hacer para obtener los datos que no habrá manera que se lo cuente. Y, además, doctor, son datos incompletos -no están todos los que son ni son todos los que están-, diría usted tan amante de los refranes- y sólo referidos a los deudores más grandes. De hecho he sabido que los deudores pequeños han sido casi todos buenos pagadores, paradójico, ¿no?

CUATRO CLASES DE PRESTAMISTAS

La otra cosita que debo aún aclararle a los lectores es que en la lista que les voy a presentar por fin (y que deberé hacerla en partes por lo larga que es) me tomé la libertad de resumir algunos datos para no confundirnos tanto y debo explicar que hay al menos cuatro tipo de casos distintos: Uno, aquellos que prestaron y nunca pagaron, es decir, se quedaron con la plata y ya. Dos, aquellos que prestaron, no pagaban, les cobraban les echaron la COBRA y finalmente lograron arreglos, tanto de reestructuración con abonos suavecitos, todos ellos con sabrosos beneficios a su favor, porque pagaron mucho menos de lo que realmente debían (insisto que no voy a decir quién es culpable de qué, que lo digan los jueces que para eso les pagan, y que lo investigue Agustín que también para eso le pagan aunque dicen que un sueldo muy bajo para su responsabilidad). Tres, son aquellos casos que están en los juzgados, son pocos, pero los hay, es decir, que, amigos, los están socando ahí a ver si pagan algo. Y cuatro, gente que prestó, no pagaban, se pusieron morositos, les echaron a la COBRA y no sé a quienes más, los llamaron mil veces por teléfono, les mandaron los tequiosos telegramas y finalmente pagaron, cancelaron..., pero mucho menos de lo que debían inicialmente y encima con dinero devaluado. ¿Alegre, verdad?

También se ha informado en distintos medios de comunicación que hubo prendas falsas y desvío de prendas, pero éstas son acusaciones de las que desgraciadamente no pudimos aún obtener información. Así que eso tal vez aparece en el informe oficial del Dr. Alemán y es una nueva tarea para el Contralor: elemental mi querido Agustín.

Lo datos están cerrados al 30 de septiembre de 1998, por lo que muchos casos inician con el préstamo en una cantidad principal, se le suman intereses, luego entra la COBRA que le debería sumar más intereses moratorios y así lo hace en algunos casos aunque en otros que son los más numerosos, más bien les reduce la deuda -sabrá dios porqué diablos-y el saldo final es el resultado de toda esa suma o resta, como ustedes prefieran.

DE TODOS LOS FRENTES

Antes de terminar de aburrirlos voy a decir algo más: entre la lista hay amigos del gobierno anterior, amigos del gobierno sandinista, amigos del gobierno actual y hasta amigos míos ¡Dios!

Pero como decía el viejo adagio del periodismo: la verdad primero, los amigos después.

Y ahora sí: Aquí vamos. Iniciemos con lo más duro, los casos que los banqueros clasifican como CDE ("peorcitos" creo que sería la traducción profana). Son la mayor parte: 123 clientes, de ellos 55 que parece no pagaron nunca nada ni simularon intentarlo. Vamos con esos primeros 55 en los que sólo les daré la suma final de lo que quedaron debiendo y que el Banco ya los considera como "saldos vencidos".

Sucursal León:

Dora Ortiz de Gurdián e hijos. Socios: Ramiro Gurdián Ortiz, Rodrigo Gurdián Ortiz y Ricardo Gurdián Ortiz: C$ 10 millones 656 mil 335.

Agropecuaria Abangasca SA. Representante legal, Javier Pichardo Ramírez. Socios, Manuel Cano Sarria, David Blanco Núñez, Juan José Ubeda Herrera y Manuel Calderón Chévez: C$ 7 millones 747 mil 513.

Noel y Mario Pastora Cerna: C$ 29 millones 335 mil 414.

María Yolanda Terán de Lanuza: C$ 4 millones 268 mil 290.

Mario Antonio Espinoza Reyes: C$ 4 millones 862 mil 388.

Hermanos Hildebrando y Benigno Reyes Palacios: C$ 4 millones 862 mil 388.

David Mayorga y C & A: C$ 3 millones 504 mil 009.

Cas Gilberto Rostrán: C$ 1.868.004.

Sucursal Regional Managua:

MAS. Representante legal, William Báez Sacasa: C$ 27 millones 986 mil 251.

Agropec El Bramadero: C$ 16 millones 471 mil 861.

Almidones y Glucosas SA (AGLUSA). Representante legal Armando Salvo Labreau. Socios, Armando Salvo, María Morales de Salvo y María Salvo Morales: C$ 13 millones 546 mil 649.

Compañía de Exportación e Importación. Representante legal, Carlos Hurtado Cabrera: C$ 4 millones 074 mil 418.

María Morales de Dreyffus: C$ 7 millones 499 mil 115.

Erasmo Ortega Ríos: C$ 5 millones 671 mil 208.

Francisco Cuadra Zapata: C$ 5 millones 602 mil 086.

Grupo Empresa 92 SA. Socios: José Miguel Ponce Páiz y Vicente Fco. Cremades: C$ 3 millones 171 mil 088.

LACZAR SA. Socios: Carlos Zarruck Pérez, Orlando Lacayo M., Regina Lacayo de Lacayo y Reyna Castillo de Zarruck: C$ 3 millones 902 mil 733.

Wilberto Lara: C$ 3 millones 933 mil 896.

Distribuidora Santo Domingo (ITGSA): C$ 7 millones 578 mil 253.

Sergio Astorga Gadea: C$ 2 millones 802 mil 210.

Centro Nacional de Investigaciones de Granos Básicos. Representante legal, Biryn Miranda Abaunza: C$ 3 millones 135 mil 461.

CA 25 de febrero Centro de Acopio: C$ 2 millones 76 mil 804.

Shalon SA: C$ 3 millones 30 mil 633.

Sebastián Vega Báez: C$ 2 millones 484 mil 529.

Juan y Elizabeth Alfaro y Sánchez: C$ 3 millones 17 mil 148.

Eddy José Montiel Romero: C$ 3 millones 416 mil 671.

Sucursal Jalapa:

CCS Oscar López M: C$ 1 millón 931 mil 424.

Sucursal Estelí:

Connor 3-80. Representante legal, José Angel Talavera Alaniz: C$ 27 millones 281 mil 549.

Sucursal Sébaco:

Empresa Agroindustrial Valle de Sébaco. Representante legal, Pablo Pereira Gallardo: C$ 3 millones 58 mil 032.

Oficina Granada:

Pedro Domínguez Urbina: C$ 3 millones 332 mil 689.

Sucursal Jinotega:

José Francisco Gutiérrez Herrera: C$ 8 millones 349 mil 835.

Sucursal Chinandega:

Daniel Pozo Hernández: C$ 6 millones 573 mil 377.

Iván y Salvador Velásquez Moreno Serrano: C$ 4 millones 52 mil 474.

Bernarda Navas de Rojas: C$ 3 millones 52 mil 123.

Ricardo Moncada F. Y Noel Gutiérrez A.:C$ 1 millón 907 mil 311.

Luis Coronel Kautz y Jorge Cuadra Venerio: C$ 4 millones 686 mil 999.

Sucursal Boaco:

Juan José Palacios Alvarez: C$ 3 millones 37 mil 998.

Domingo García Robleto: C$ 5 millones 576.

Oscar Manuel Sobalvarro García: C$4 millones 145 mil 011.

Angel Villatoro Tinoco: C$ 2 millones 217 mil 718.

Josefa de Villatoro: C$ 2 millones 624 mil 037.

Anselma García de García: C$ 2 millones 120 mil 167.

Emilio Arróliga Duarte: C$ 2 millones 27 mil 467.

Sucursal Juigalpa:

Teodoro González Aráuz: C$ 7 millones 217 mil 877.

Ramón Pérez Rocha: C$ 2 millones 418 mil 295.

Sucursal Matagalpa:

Juan Mendoza Cano: C$ 5 millones 191 mil 734.

José Benito y Denis Bravo Galeano: C$ 5 millones 139 mil 904.

Agropecuaria La Empresa. Socios, José Dolores Narváez, Agustín Castillo, Juan Carlos Mendoza y Carlos Alberto Sánchez: C$ 2 millones 840 mil 954.

Teodoro Calero Fargas: C$ 1 millón 560 mil 428.

Octavio, Ronald y Eduardo Solórzano Chamorro: C$ 2 millones 408 mil 933.

Efraín Zeledón Zeledón: C$ 3 millones 13 mil 802.

Jardines de Nicaragua. Representante legal Patricio García. Socios, Amado Martínez y Ernestina Arana: C$ 2 millones 822 mil 371.

José Andrés Marenco Miranda: C$ 2 millones 844 mil 338.

Sucursal Masaya:

Alonso Quintana Acuña: C$ 3 millones 614 mil 250.

LOS SIN ARREGLO

Ahora vamos a presentarles otra extraña categoría: La de deudores calificados como "vencidos sin arreglo", es decir, aparentemente hubo intento de arreglo pero al final no pagaron. Va esta lista.

Sucursal León:

Omar Cabezas Lacayo: C$ 3 millones 034 mil 243.

Agrícola Carlos Agüero. Socios: José Florencio Reyes Delgado, Wilmarck López Loásiga, Mario Marín Ramírez, Wilfredo Bárcenas Moraga, Benito Filemón Mayorga Pérez, José F. Reyes Delgado, Teófilo Cesáreo Salmerón y Santiago Valentín Avendaño: C$ 6 millones 624 mil 187.

César Lanuza Rodríguez: C$ 1 millón 698 mil 419 CAP-RL Rigoberto López Pérez: Representante legal, Gerónimo Martínez Rayo y 4 socios más: C$ 1 millón 698 mil 419.

Agropecuaria San Gabriel. Socio: René Marín Castillo: C$ 2 millones 393 mil 745.

Angela Barreto Blanco: C$ 3 millones 428 mil 590

Oficina San Carlos:

Empresa Loredo Pravia Juan Manuel. Representante, Carlos Cipriano Espinoza Talavera: C$ 24 millones 484 mil 109.

Oficina Regional Managua:

Comercializadora Commoddities. Representante legal, Orlando Murillo Barquero: C$ 5 millones 919 mil 173.

Commoddities SA. Representantes y socios Orlando Murillo y Paul Atha. Además de socios Leonel Aguirre Silva, Carmen Arana de Aguirre y José Camilo Pacheco.

Distribuidora Importadora Exportadora Grogling S.A. Representante y socio Roberto Gutiérrez Huelva, más socios José Leonel Gutiérrez Gutiérrez e Iván Gutiérrez Gutiérrez: C$ 5 millones 232 mil 405.

Ahora vamos con la categoría de cobros judiciales.

Oficina regional Managua:

Distribuidora Farmacéutica SA. Representante José Ramón Molina: C$ 3 millones 686 mil 200 (hubo abono de 475 mil 868).

Promotora Industrial de Carne PROINCASA. Representantes y socio Róger Figueroa Aguilar, más socios José Jesús Villagra Lazo, Iván Figueroa Aguilar y Federico Solórzano Castillo: C$ 986 mil 619 (hubo abono de 100 mil).

Pablo Pereira Gallardo: C$ 2 millones 817 mil 517 (no hay abono registrado y sigue el cobro judicial).

Sucursal León:

Crisanto Sacasa Gurdián: C$ 4 millones 417 mil 213.

Tomás Rueda Mendoza: C$ 6 millones 888 mil 425.

Sucursal Matagalpa:

Granera Sacasa Jorge y Ariel. Representante legal Ariel Granera Sacasa: C$ 8 millones 748 mil 240.

Sucursal Jinotepe:

Comercial Agrícola Industrial. Representante y socio, Roberto Chamorro Zink. Otros socios: Roberto J. Chamorro Chamorro, Tito Marcel Chamorro Ch., Fernando Chamorro Padilla y Gladyz Chamorro de Rivas.

(Mañana continuaremos con muchos más casos tanto de saldos vencidos, como deudores ante los juzgados y clientes que pagaron años después de haber hecho los préstamos muchos menos del principal original. Y, repetimos, de quién es la culpa, sólo el Contralor y los jueces podrán decirlo, siempre y cuando no prescriban los eventuales delitos).


Compartir:   delicious   digg   meneame [an error occurred while processing this directive]